Pulsa en el botón de reproducción si prefieres escuchar el análisis.
¡Descárgamer!

¿Qué es esa especie de Bambi tétrico negro? ¿Por qué está en medio de mi camino? ¡PUM! Bienvenido al pueblo Flamingo’s Creek, con 64 habitantes. Eres Watracio Walpurgis, una berenjena fumadora sin remordimientos, con el objetivo de conseguir salir del pueblo y continuar con tu vida de investigador del FBI.

Historia

Tras el aparatoso accidente recuperas la conciencia y te encuentras con un coche averiado, sin cartera y el teléfono móvil estropeado. No queda otra, continúas por la carretera a pie hasta toparte con el Reverendo Timothy Gloster, un castor que ejerce de cura. Este personaje nos da la clave que describe a la perfección lo que vamos a vivir en el juego: “Flamingo’s Creek es un lugar mágico y onírico, y otras aterrador y siniestro… donde los sucesos misteriosos y las aventuras más macabras se dan cita”.

Ahora solo queda dejarse llevar por la historia y disfrutar los hilarantes sucesos que vivirás. No te arrepentirás. “¡Ah, por cierto! ¿Quién es el habitante número 64?”

Tráiler de Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition

Jugabilidad

Generalmente jugarás en una vista cenital, recordando a los primeros The Legend of Zelda, por citar un ejemplo. También lo harás en primera persona, haciendo pensar en Minecraft, aunque en vez de ver tus bracitos verás el cigarro que acompaña en todo momento la boca de Watracio. Incluso en determinado momento te desplazarás de forma lateral. Todas ellas se disfrutan, aportan dinamismo y frescura al título, variando los tipos de puzles a los que te enfrentarás. Particularmente, gocé de la conducción en un acto del capítulo 3.

Profundizando en el análisis de los puzles que encontrarás de la mano de la berenjena, la mayoría de ellos no son difíciles y con dejarse llevar avanzarás sin problema, sobre todo si estás acostumbrado a jugar este tipo de aventuras. Aún así, hay una minoría en los que tuve que utilizar el método “prueba y error” para conseguir solventarlos, incluso apuntando en un papel el camino a seguir. Cuando ocurre esto último desearías tener al creador, Jacob Jazz, delante de ti para preguntarle (o decirle) cuatro cosas, sentimiento que compartes con Watracio.

En la vista en primera persona estilo Minecraft, Watracio observa a unas setas gigantescas de distintos colores en un jardín boscoso vallado. Justo delante de él, sobre un pilar, hay una especie de ciervo demoníaco, con los ojos raros, que le observa fijamente. Es de noche y hay una gran luna menguante.
No es un taco de billar, es un cigarro

Apartado técnico

La estética pixelada encaja a la perfección con la narrativa, así como la gama cromática. Los controles responden correctamente en todo momento. Como pequeño punto negativo, en algunos “jefes” la hitbox no se correspondía fielmente a los píxeles.

El juego cuenta con muchos toques de humor y giros inesperados, como el traspaso de la pantalla rompiendo la cuarta pared, haciéndonos creer que jugamos en compañía de Watracio y que no es un simple muñeco que manejamos con un mando.

Watracio está situado sobre una pasarela de acceso a un barco de madera que recuerda al videojuego Monkey Island. Éste está ocupado por un solo tripulante, un pirata con un loro posado en su hombro. En la lejanía aparece la emblemática montaña del videojuego The Legend of Zelda: Link’s Awakening, con un gran huevo en su cima.
¿Qué juego es? ¿Baobab Mausoleum, Monkey Island o Link’s Awakening?

Originalmente, el título se lanzó en tres capítulos separados en el tiempo, divididos a su vez en diversos actos. Pese a que en Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition puedes elegir el capítulo por el que empezar, te recomiendo que los juegues en orden para intentar así entender esta loca historia.

Cabe comentar que, jugándolo seguido, encontré el siguiente error en el último capítulo: al darle a iniciar, empiezas directamente en el tercer acto. Pese a que ello no influye demasiado, porque al ser un juego con una historia rocambolesca e inesperada ni te das cuenta de que faltan los dos primeros actos, es algo digno de mención. Eso sí, aún me planteo si realmente es un fallo o si está hecho de manera intencionada, para que así una vez termines el capítulo y juegues esos dos actos, tome mayor sentido lo que acabas de vivir.

Apartado sonoro

La música, cómo no, también es bizarra, acorde con el estilo de este maravilloso juego. Tiene desde tintes de jazz a toques que recuerdan a la Familia Adams y soniquetes de los 80. Puedo decir que mi canción favorita está en el capítulo 3 (¡incluso pasé tiempo extra en ese acto para escucharla más tiempo!). Los efectos sonoros, pese a ser simples, dan la nota, creando el ambiente idóneo para Flamingo’s Creek.

Watracio se encuentra en un pueblo tenebroso, con varios espectros en un foso. A la izquierda hay una especie de colegio en ruinas, con búhos situados en los ventanales. Nuestro protagonista se dirige a hablar con un hombre misterioso, que realiza sospechosos gestos con la mano cerca de su bragueta.
Sí, es lo que imaginas

Conclusión

¿He dicho ya que el juego, de principio a fin, es una locura? Si te gustan las aventuras gráficas, dejarte llevar y los mundos de fantasía, este es tu juego. La historia, el diseño artístico y la música tienen un sello inconfundible que lo hace un título especial y único. Es una experiencia que todo jugador debería experimentar.

Si quieres darle una oportunidad a Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition, además de apoyar a la industria de videojuegos española, puedes hacerte con una edición muy completa de Tesura Games a través de Amazon o de forma digital en la eShop.

  • Historia
  • Jugabilidad
  • Apartado técnico
  • Apartado sonoro

Lo mejor

  • Una historia muy loca y atrevida.
  • Banda sonora espectacular.
  • Los tintes de humor.

Lo peor

  • Resulta difícil encontrarle la lógica a varios de los puzles.

¡Agradecemos a Zerouno Games habernos facilitado el juego Baobabs Mausoleum Grindhouse Edition desarrollado por Jacob Jazz, único integrante de Celery Emblem, para poder escribir su review de Nintendo Switch! Sin duda, un título muy recomendado.

¿Has descubierto quién es el habitante número 64? ¡Cuéntanoslo en los comentarios o en nuestro chat de Telegram!