Pulsa en el botón de reproducción si prefieres pasar verdadero terror escuchando la noticia.
¡Descárgamer!

Al fin, después de tanto tiempo, ya tenemos en nuestras manos la segunda entrega de Little Nightmares.

La secuela que toma el relevo directo en este pequeño universo de terror me ha dejado muy buen sabor de boca y, aunque me recuerda en muchos aspectos a otros títulos como INSIDE, es capaz de mostrar una nueva aventura, con un aire fresco, sin perder de vista sus orígenes.

Historia

Posiblemente el punto más complejo del que puedo hablar sería este, la historia del juego.

Comenzamos solos, en un bosque donde nos pondremos en la piel de Mono, un niño tímido con una bolsa de papel en la cabeza, que tendrá que hacer frente a todas esas pesadillas que el juego nos irá planteando de una manera muy inteligente, para resolver el misterio de todas esas transmisiones que vienen de una extraña torre de señal en Pale City.

Para evitar caer en detalles innecesarios o en cualquier tipo de spoilers, pasaré por alto este apartado y comentaré todas las bondades del juego. Aunque esta sea una de ellas, he llegado a la conclusión de que lo mejor será que lo comprobéis por vosotros mismos, así que nos centraremos en las características jugables y en lo que el juego nos ofrece sin entrar en detalles de la propia historia.

Tráiler de lanzamiento de Little Nightmares 2

Jugabilidad

Posiblemente muchos de vosotros ya hayáis jugado a la primera parte de este gran título y, aunque aún no lo hayáis hecho, en ambos casos este apartado es una buena noticia.

El juego es continuista en cuanto a la jugabilidad se refiere y, aunque aporta algunas mecánicas nuevas (sobre todo teniendo en cuenta que en esta segunda entrega podremos contar con dos personajes simultáneos, Mono y Six), este segundo protagonista estará controlado por la CPU, y tendremos que servirnos de nuestro ingenio y su ayuda para resolver todos esos puzles que no podríamos solventar si fuéramos un solo jugador.

Gracias a que contamos con la ayuda de la CPU en muchas ocasiones, los puzles se vuelven algo más dinámicos y el juego consigue transmitirnos esa sensación de vulnerabilidad, sobre todo al quedarnos solos en ocasiones y preguntarnos en todo momento qué le estará pasando a nuestra compañera. Además, este mismo estado nos fuerza a tomar decisiones rápidamente por la hostilidad de las diferentes situaciones.

Mono y Six, los protagonistas, cruzan de un ventanal a otro sobre un tablón de madera.
Mono y Six cruzando por un tablón de madera

Centrémonos puramente en su jugabilidad. Las mecánicas del juego están basadas principalmente en las físicas, y es aquí donde está uno de sus fuertes y al mismo tiempo un posible punto débil.

El control es similar al de la primera entrega. Sentimos a nuestro protagonista pequeño, endeble y pesado, ya que el juego no busca en ningún momento ser ágil en ese sentido, no es un plataformas al uso. Nos quiere hacer sentir vulnerables en todo momento y la sensación de terror no solo nos la transmite el propio contexto, si no lo tosco y lento que se nos plantea el propio movimiento de nuestro personaje.

El timing a la hora de defendernos, saltar justo en el momento preciso o agarrarnos a un saliente en el momento exacto serán esenciales para sobrevivir. A veces podemos encontrar esos ligeros problemas frustrantes que nos podrán hacer morir varias veces aunque tengamos la solución a ese rompecabezas para escapar, y donde la ejecución de todas estas habilidades será esencial para poder salir con vida en muchas ocasiones.

Apartado técnico

Seguramente el apartado que más destaca y que coge el relevo directo de su sucesor para hacerlo incluso más sombrío y espectacular. La ambientación, el grado de ingenio y la cantidad de veces que me he parado a apreciar el entorno y sus detalles me confirman la calidad de este apartado.

El juego sigue plasmando esas pesadillas de forma espectacular y, aunque esto ya lo habíamos visto en la primera entrega, poder mantener tan bien este pequeño y tenebroso universo no podría ser mejor noticia.

Mono se encuentra en medio del pasillo de un colegio. Varias taquillas están golpeadas. A los pies de Mono hay un martillo tumbado en el suelo de tablones de madera.
Mono a punto de cruzar por el pasillo de un colegio

Este análisis está basado en la versión de Nintendo Switch. Aunque es ligeramente inferior sobre las versiones de sobremesa (PlayStation 4, Xbox o PC), he tenido la posibilidad de jugar en las diferentes versiones y puedo afirmar que, en cuanto a lo técnico, cumple con creces.

El juego funciona perfectamente tanto en portátil como en modo sobremesa, e incluso cuesta apreciar algunas diferencias si comparamos la versión de Nintendo Switch con el resto, por lo que quien quiera disfrutar de Little Nightmares 2 en cualquiera de los modos que brinda la híbrida de Nintendo, podrá hacerlo sin ningún tipo de problema.

Apartado sonoro

Podríamos decir que el apartado sonoro cumple con su cometido, pero sería quedarnos en la superficie. Sabemos que la música y los sonidos casi siempre son esenciales en la mayoría de títulos, pero en el caso del terror juega un papel estrictamente fundamental.

La música sutil que nos transmite soledad y desesperación, todos los sonidos inquietantes, pasos o golpes que escuchamos de fondo y que son capaces de transmitirnos una sensación de terror que acompañan a la perfección a toda esa ambientación tétrica, hace que todo el conjunto sea aún más redondo.

En definitiva, diferentes sonidos y melodías cuidadosamente compuestas para un apartado que cumple sobradamente y que nos ayuda a sumergirnos aún más en todas esas situaciones que el juego nos va planteando de forma consecutiva.

Mono cruza agachado, con sigilo, tras un enemigo que toca el piano en una habitación antigua y desordenada.
Mono caminando con sigilo en uno de los niveles del juego

Conclusión

Little Nightmares 2 vuelve a traernos todas esas pesadillas que tanto nos gustaron en la primera entrega, mejorando incluso lo que ya parecía prácticamente perfecto en un juego de este tipo. Las ideas y puzles que nos plantea tienen el grado de dificultad justo para que todo el mundo pueda disfrutarlos, incluso aquellos que ya están acostumbrados a este tipo de retos.

Mantiene un equilibrio perfecto entre una aventura terrorífica y un plataformas de puzles que encandilará a todos los amantes del género, con el añadido de que se puede disfrutar fácilmente, incluso si no se ha tenido contacto con su primera entrega.

Little Nightmares 2
  • Historia
  • Jugabilidad
  • Apartado técnico
  • Apartado sonoro

Lo mejor

Es fácil darse cuenta de sus puntos fuertes, incluso si no habéis jugado al título. Destaco lo mejor:

  • La originalidad e imaginación de las pesadillas.
  • Los puzles en cooperativo que nos incitan a pensar de diferentes formas.
  • La espectacular ambientación del juego.
  • El diseño y personalidad de los personajes y enemigos.

Lo peor

Lo cierto es que es complicado encontrar algún “pero” a Little Nightmares 2. Quizá podríamos mencionar los siguientes:

  • El control nos puede jugar malas pasadas en muchas ocasiones.
  • Para los amantes del título quizá se quede algo corto.

¿Habéis tenido el placer de jugar ya a Little Nightmares 2 en cualquier plataforma? ¡No tengáis miedo y contádnoslo en los comentarios o en nuestro chat de Telegram!